Tips para conseguir un buen asado

El asado de los domingos es un infaltable en la vida de los argentinos, y nada tiene que ver con cualquier carne asada de otros países. Es que el asado argentino tiene varios secretos, que sólo los buenos asadores conocen. Hoy te contaremos cómo lograr un asado, ¡Pero de los buenos!

Tenemos que ir desde el inicio: desde que vamos a comprar la carne. La costilla y el chorizo son esenciales a la hora de hacer un asado. Podemos agregar matambre, vacío y algún otro tipo de corte que te guste. Para elegir la costilla, que es el corte principal, es muy importante que elijas la parte del medio del costillar. Es la mejor, porque no es muy gruesa, ni tampoco tan fina.. Y además tiene la grasa necesaria.

Ahora bien, podés optar por hacerlo a la leña o al carbón. A mi me gusta mucho más a la leña, porque aunque demora un poco más, le da un gusto extra a la carne, bastante más sabroso.

También es importante que cuentes con los elementos adicionales: una buena tabla para cortar la carne, cuchillos, tenedores. En este punto te recomiendo los tenedores para asador, con mango de madera. Son ideales para no quemarte y para poder manipular la carne mientras se está asando. El cuchillo debe ser de buen filo.

Con estos instrumentos listos, lo siguiente es preparar la parrilla, la cual hay que asegurarse que esté limpia, ya que a veces quedan residuos de una comida previa.

Para un buen asado, tenés que contar con 2 horas aproximadamente, si querés lograrlo tierno, sabroso, y con un buen nivel de cocción.

Con todos estos pasos previos ¡Es momento de ponernos manos a la obra!

Lo primero, es prender el fuego. Si elegiste hacerlo a la leña, hay que esperar a que se haga la brasa. Eso sí, no hay que dejar que llegue a muy alta temperatura. Una vez lista la brasa o el carbón, éstos se desparraman en la parte inferior de la parrilla (en el área donde se colocarán por encima los cortes).

Mientras el fuego va tomando temperatura, tenemos que ir preparando la carne, de preferencia, con sal parrillera. Este el momento en el que podemos hacer la ensalada con la que vamos a acompañar el asado. ¡Claro que sin descuidar el fuego! “Un buen asador, nunca debe descuidar su parrilla”.

Una vez lista la leña o el carbón, colocamos la carne desparramada. Un tip aquí es: poner la costilla del lado del hueso. De ese modo, debe cocerse la carne a un fuego medio, hasta que se doren un poco los huesos. Cuando eso sucede, es momento de dar vuelta la carne para terminar de sellarla ¡Sólo es cuestión de minutos para que tu asado esté tan sabroso que todos van a aplaudirte!

Un punto no menor, y que no quiero dejar de mencionar, es dónde lo serviremos y con qué lo acompañaremos. Las tablas de madera, con los cubiertos de asado, son los accesorios esenciales para darle mejor presentación a la comida.

 

La típica ensalada para un asado es: lechuga, tomate y cebolla ¡Que no falte en tu mesa! Y el vino tinto, un clásico que dará el toque perfecto a tu reunión. Comentamos si estos tips te sirvieron, y cuáles son tus trucos para hacer un buen asado.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *